¿Cómo Armar el calendario de un festival de Poker?

Brian Saslavchik, quien estuvo a cargo de CardPlayer LA, entre otros emprendimientos Pokeriles, vuelve al ruedo con un nuevo Blog.

Tiempo estimado de lectura:4minutos, 54segundos

Todos conocemos a Brian dentro del mundillo del Poker. Ex Coordinador de CardPlayer Latinoamérica, creador del Podcast Posición Adelantada –donde quien les escribe colaboraba haciendo el sonido-, conductor de la Mano Perfecta junto a Rodrigo García Lusardi por el difunto canal Poker Sports y tantas otras cosas…

Claro está, “Sapol” también es un excelente jugador de Poker y comunicador, por eso vuelve al ruedo para generar contenido de nuestro deporte favorito. “Sin fechas ni reglas” como bien expuso en su Facebook personal, estará escribiendo un nuevo Blog donde las “entradas no serán frecuentes, pero si pensadas y honestas”.

Para arrancar, Brian nos trae como armar el calendario de un festival de Poker:

Como primer posteo decidí encarar un tema del que se habla poco pero en realidad tiene una importancia clave en la experiencia de un jugador cuando viaja a un festival de poker: el calendario de eventos.

Cuando comenzaron los primeros torneos de poker en Latinoamérica, era común que se disputen uno o dos eventos solamente. Había un evento principal, generalmente con rebuys y add on (formato prácticamente extinto en vivo), y lo que en este lado del mundo llamamos “Second Chance”, una suerte de mini-main event.

Con los años, gracias a la llegada de torneos internacionales, la oferta mejoró y los festivales pasaron a tener al menos 2 torneos por día, un total de entre 8 y 15 por festival. Pero ¿cómo armar un calendario que sea atractivo para todos? ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de pensar la agenda?

Factores a tener en cuenta a la hora de armar un calendario:

Objetivo del festival: es clave ponerse en los zapatos del organizador/sponsor y pensar para qué arma este evento. ¿Quiere algo masivo o un torneo exclusivo? ¿Quiere ganar dinero o promocionar su marca?

Mesas/dealers: desde la perspectiva del jugador, un organizador debería poder organizar cualquier torneo en cualquier formato en cualquier momento. La realidad marca otra cosa. Hay que manejarse dentro de las limitaciones de espacio, cantidad y capacitación de dealers, etc. No es lógico entrenar a 50 dealers para correr un side event de Badugi de U$S 200 una vez.

Buy ins: cada región tiene un poder adquisitivo distinto. En Europa uno puede darse el lujo de hacer Main Events de €5.000, mientras que en Latinoamérica nos tenemos que conformar con números más cercanos a los U$S 1.000. La misma suerte corren los paralelos. Es clave pensar el punto de precio justo para maximizar el rendimiento del torneo.

Horarios: Nada peor que tener el dinero para jugar todo lo que queremos pero no poder hacerlo porque los eventos se pisan.

Popularidad del formato: en LATAM el no-limit hold’em (NLHE) es rey pero eso no significa que debemos armar evento tras evento de hold’em de 9–10 jugadores. Hay otros formatos dentro de ese juego y otras disciplinas como Omaha.

Garantizados: la famosa arma de doble filo. ¿Garantizar mucho para atraer un gran field corriendo el riesgo de quedarse corto y tener que poner plata del bolsillo o asegurar o pozo menor y que los jugadores no vean atractivo el evento?

¿Qué eventos copiar?

Nuevos formatos de NLHE (Win the button, mix-max, Survivor): creo que hay que limitar los torneos convencionales de NLHE, especialmente en festivales con más de 6 eventos. Más allá del Main Event, Second Chance y High Roller, los demás torneos deberían jugarse en formatos distintos.

Single day HR: este torneo es muy común en los grandes festivales europeos y asiáticos. Además del High Roller convencional que dura 2–3 días, se juegan varios eventos caros de un día a lo largo de la serie. No hay necesidad que sean grandes fields y el formato semi-turbo ayuda a que se pueda cobrar menos rake.

Action clock: si hay algo que diferencia a los jugadores profesionales de los recreacionales es el tiempo promedio en el que actúan. Los pro tardan muchísimo más que sus pares. Para hacer más amena la experiencia de todos, es necesario poner un tiempo máximo para cada decisión. El action clock otorga 30 segundos por decisión y también se implementan unas tarjetas de extensión de tiempo para decisiones puntuales.

PLO: en Brasil es el pan de cada día pero los demás países de la región vienen esquivándole al Omaha. Algunos operadores no encuentran el modo de entrenar a sus croupiers para correr un par de torneos de Omaha al año, y es entendible. Sin embargo, no ven el potencial de correr cash games fuera de sus festivales en un juego que ha ganado enorme popularidad.

Hyper: el jugador quiere acción. La idea de que la gente busca solo buenas estructuras quedó en el olvido. Era lógico que antes, cuando los festivales tenían 1 o 2 eventos, los jugadores hayan exigido buenas estructuras. Pero en un festival de más de 10 eventos se pueden incluir torneos con ciegas de 10–20 minutos fácilmente.

Turbo Edition Main Event: tengo un amor especial por este evento. La idea de tener una segunda oportunidad de jugar el evento principal es hermosa (por eso apoyo los single re-entry en ellos). Y si lo mezclamos con un formato turbo de un día y juego deep al inicio, es la perfección. También me parece buena idea que se juegue en simultáneo con la mesa final del ME.

Otras ideas

  • Ningún paralelo de más de 2 días
  • Premio al chip leader de cada día 1 en el ME
  • Menos rankings anuales y más Jugador del Festival
  • Copiar más formatos online (Action hour, PKO, etc)

Comentarios

comentarios